Muchos piensan que trabajar no es algo bueno, simplemente porque te pagan por ello. Sin embargo, son muchos los que apuestan porque el trabajo es la mejor manera de sentirse realizado, así como una fuente de conocimiento y experiencia profesional que te puede servir a nivel personal y que puede mantenerte preparado ante los problemas que acontecen día a día.

No es extraño pensar que, quienes se decantan por esta segunda opción, lo hacen en condiciones favorables para que su satisfacción sea plena, desarrollando tareas que le gustan, así como alcanzando metras atractivas. La barca no se puede mover si quienes están en ella no reman en la misma dirección.

Porque la felicidad es un concepto infravalorado para algunos que solo piensan en los resultados de su empresa y no en quienes hacen que esos mismos resultados sean positivos y exitosos. Otros, sin embargo, buscan fomentar la motivación de sus trabajadores con una serie de hábitos saludables en la empresa que se traducen en el compromiso de su plantilla, el rendimiento y la ventaja estratégica frente a otros competidores.

Y es que no hay nada mejor que un empleado contento con su trabajo que, además, pueda convertirse en un embajador de confianza de tu marca. Porque esa es solo una de las muchas ventajas que tiene el cuidado del trabajador, ya que a través de él puede atraer nuevos clientes, conseguir su fidelidad y mejorar tanto la productividad como las ventas.

¿CÓMO HACER FELICES A TUS TRABAJADORES?

Ésta no es una pregunta fácil de responder, puesto que existen muchos factores que influyen en el bienestar del trabajador. No existe una receta concreta para alcanzar la felicidad, pero como empresario sí eres responsable de algunos factores que permitan que tus empleados estén satisfechos con su labor profesional.

Sin duda, uno de ellos es el salario que percibe. La remuneración debe ser justa con las tareas que desempeñe en su puesto de trabajo, así como con las responsabilidades que tiene. Uno de los métodos más utilizados en estos casos se centra en el estudio de la competencia para determinar si el rango salarial que ofrece la empresa en sus distintas áreas de trabajo es competitivo.

Lo ideal es que cuente con objetivos que le den la oportunidad de ofrecer su mejor versión como profesional y cuente con incentivos salariales. En este caso, es fundamental que en la oficina exista un clima de total confianza con el que los empleados se sientan cómodos y sin presiones, ni por parte de los compañeros ni por parte de sus superiores.

Otro de los puntos clave a tener en cuenta para conseguir el éxito empresarial es fomentar un clima de confianza en la oficina, así como confiar en el criterio de los trabajadores. La comprensión, el apoyo y la flexibilidad son virtudes muy valoradas. Por ello, el empresario debe agradecer la sinceridad de sus empleados, ponerse de su lado ante posibles problemas y ofrecerles protección y apoyo con el fin de hallar posibles soluciones.

Team

Por último, es sustancial valorar al personal que forma parte del engranaje de una marca o un negocio. A todos nos gusta que nuestro trabajo sea valorado y se vea reconocido. Cada avance es un paso hacia adelante y, en consecuencia, un pequeño éxito laboral, por lo que se debe agradecer su desempeño profesional y ponerlo en conocimiento del equipo. Por ejemplo, una de las maneras más habituales de obtener este reconocimiento es eligiendo el “empleado del mes”.

OPCIONES PARA MEDIR LA FELICIDAD DE TU PLANTILLA

Dicen que la cara es el espejo del alma y sin duda este refrán puede servirte de gran ayuda para saber si las personas que trabajan contigo están contentas o no. Un empleado satisfecho es más productivo y obtiene mejores resultados, puesto que se siente integrado en una dinámica laboral positiva y tiene interés en crecer como profesional y como persona. A continuación, te contamos algunos de los pasos que debes seguir para medir la felicidad de tu plantilla:

Semáforo

Apuesta por el diálogo. Poner en común las problemáticas y preocupaciones del equipo les da la oportunidad a tus empleados de empatizar con sus compañeros y poner en común posibles soluciones. Puedes hacer pequeños encuentros semanales, ya sea de manera presencial o por videoconferencia, puede motivarles a expresar sus opiniones y conocer si se encuentran a gusto en sus puestos de trabajo. En caso contrario, se pueden buscar otras opciones para que su situación cambie y mejore.

Preocúpate por cada uno de tus compañeros. Uno de los factores que pueden influir en la felicidad de los trabajadores de tu empresa es el hecho de sentirse parte del equipo y tener la confianza para poner sobre la mesa aquellos aspectos con los que no están de acuerdo. Si bien es cierto que existen 

empresas con plantillas muy grandes que, en cierto modo, imposibilitan este contacto directo entre directivos y empleados, éstos deben sentir el respeto y el apoyo de la empresa en su conjunto, por lo que es muy importante que, al menos, se planifiquen encuentros mensuales o trimestrales. El contacto one-to-one suele ser muy beneficioso para ambas partes.

Realiza encuestas semanales. ¿Te suena el semáforo de la felicidad? Este es uno los métodos que se emplean con mayor frecuencia en empresas con plantillas grandes. Consiste en realizar una encuesta semanal vía e-mail completamente anónima en la que el personal se sienta libre para expresar su estado de ánimo, cuente por qué cree que su semana se ha desarrollado de esa manera y cómo puede la empresa ayudarle a reforzar su motivación para empezar con muchas ganas y fuerza la siguiente. En estos cuestionarios, los trabajadores también tienen la oportunidad de aportar nuevas ideas o sugerencias para que la experiencia mejore.

Noelia Murillo

Noelia Murillo

Marketing

Call Now Button