¡Vaya año! Seguro que muchos de vosotros estabais deseando de que se acabara 2020 pensando que 2021 sería totalmente diferente… Pero no. Parece que a nivel global, el pasado año fue una maldición y nos acordamos, en primer lugar, de la gente que ha perdido a sus seres queridos. Claro, no hay nada más importante. Y, siendo esto lo peor, no es lo único. Todos los que tenéis negocios cada día os levantáis pensando otro día de lucha. ¿A quién vendo mis productos o presto mis servicios?, ¿qué puedo hacer para no despedir a nadie de mi plantilla?, ¿qué proveedor sigue abierto?, ¿cuándo podrá realizarme el pedido? y, sobre todo, ¿cómo voy a hacer para seguir pagando mis cotizaciones sociales o los impuestos a los que tengo que hacer frente?, etc. «Con lo difícil que se han puesto las cosas en todos los ámbitos tampoco he tenido excesiva suerte con la ayuda que he recibido de las administraciones públicas, todas, sin excluir a nadie«, pensarás.

Y, para terminar, como es habitual a finales del ejercicio, el asesor me dice que hay que ir viendo la planificación fiscal del cierre del año. Pero, ¿qué planificación?, me pregunto. «Suficientes cosas tengo encima y ahora me sale con éstas. Pues no me queda más remedio que citarme con él, este año por videoconferencia», añadirás.

Y desde la asesoría entendemos todo o casi todo lo que os ocurre y hemos intentado ayudar y daros la mano en estos duros momentos. Hemos estado, seguimos estando y estaremos también en este año que acabamos de estrenar para intentar aportar nuestro granito de arena para que el negocio vaya para adelante y supere este “gran bache”. Por ello y pensando en el cierre fiscal anual, queremos daros ideas que hagan que la carga tributaria que se asuma sea lo más ajustada posible.

TENGO UN NEGOCIO:

El Impuesto sobre Sociedades gravará los beneficios que he obtenido en el ejercicio. Es obligado para las sociedades mercantiles y otras entidades jurídicas residentes en todo el territorio español. Estas entidades deben de presentar la declaración, aunque no hayan desarrollado actividad en el periodo impositivo del que se trate o no hayan obtenido rentas sujetas al impuesto, como norma general.

Y, ¿qué podemos hacer para reducir la carga fiscal? Aquí os dejamos algunos consejos para que cierres el año con éxito:

-Ten cuidado con declarar ingresos que no hayas realizado este año. Si estás realizando algún trabajo que empezaste este año, pero concluirá el próximo ejercicio, no tienes por qué declarar la totalidad del ingreso ahora. Únicamente tendrás que declarar la parte proporcional del trabajo o servicio realizado a la empresa.

-Si tienes elementos dentro de nuestro inmovilizado con un coste inferior a 300€, nadie te obliga a amortizarlos, de modo que puedes considerar esos elementos como gasto íntegro en este ejercicio.

-Hay que revisar si tienes deudores antiguos. Si desde la fecha en que tenían que haber ingresado ese dinero han transcurrido seis meses y todavía no lo has cobrado o tienes la certeza de que alguna de esas deudas va a ser de muy difícil cobro (por ejemplo, tu cliente está en concurso de acreedores), tienes que dotar una provisión de gasto que haga minorar tu resultado contable y fiscal.

-Debes revisar si dispones de imponibles negativas de otros años, no hay limitación temporal, no caducan, y tienes la oportunidad de utilizarlas para compensar los beneficios de este ejercicio.

-Si tienes pensado hacer una donación desde la empresa, conviene que lo hagas antes de final de año para poder disfrutar de la deducción fiscal que dicha aportación acarrea. Eso sí, ten cuidado, porque no todas las donaciones están sujetas a deducción, sólo aquellas que estén acogidas al “régimen especial del mecenazgo”.

-Y, por último, no olvides la deducción aplicable a los gastos de Investigación, Desarrollo e Innovación, ya que puede llegar al 25% de los gastos efectuados por estos conceptos.

Donativo

Y QUÉ HAGO PARA MI RENTA:

Cada vez se escuchan más cosas en la televisión, en la radio incluso en los portales web se destapan con algún titular relativo al I.R.P.F., y como luego a los 10 minutos escuchas por otro lado, esto es para el año que viene o para dentro de uno, o peor, sale algún político para desmentirlo. Al final no sabes qué es cierto y qué es un bulo. Puede que 2021 sea otra historia, vaya por delante, pero si no cambia nada, concluirá sin hay demasiada variación con respecto al año anterior de tributación de I.R.P.F.

Como puntos a tener en cuenta en el ahorro de impuestos no olvidéis lo siguiente:

-Aprovecha al máximo las deducciones autonómicas. Por ejemplo, ¿sabes que puedes deducirte la guardería de tus hijos, sus gastos educativos o lo que pagas de alquiler (en algunos casos)?

-Es importante comunicar si ha habido cambios en tu unidad familiar, ya que el tipo de tributación o los mínimos a aplicar pueden verse influidos.

-Hay algunos gastos con los que puedes ahorrar impuestos como, por ejemplo, pagos como salario en especie de las retribuciones sanitarias para los trabajadores, vales de comida o cheques por transporte, entre otros.

-Si estás inscrito a algún colegio profesional, pagas cuotas sindicales o cuotas a partidos políticos, has de saber que estas se pueden deducir en el I.R.P.F. y ayudarte a que la factura fiscal sea menor.

-Los donativos se deducen, y si repites de entidad un año más, todavía se deducen en mayor proporción.

-Aprovecha al máximo la deducción por inversión en vivienda habitual. Si estás en posibilidad de hacerlo y compraste tu casa con financiación antes del 1 de enero de 2013, cualquier amortización de la deuda que hagas sobre un máximo de 9.040 euros (por contribuyente) tendrá una deducción del 15% de esa cantidad. Es un buen pellizco, aprovéchalo.

-Si te encuentras cerca de cumplir los 65 años y estás pensando en vender tu casa, aguanta hasta que los cumplas. La ganancia patrimonial que se obtenga de dicha venta, si así fuese, estaría exenta de impuestos.

-Si tienes algún inmueble alquilado, ten en cuenta que no sólo hay que declarar los ingresos que recibes, también puedes deducirte los gastos relacionados con dicha vivienda como seguro del hogar, anuncios, comunidad, asesoría o gastos de reparación y conservación. Ojo, debes guardar las facturas.

-Todavía estás a tiempo para aportar dinero a tu plan de pensiones. Recuerda que las aportaciones hasta 8.000€ recortarán la factura final del I.R.P.F.

-Y, sobre todo, vigila y controla aquellas pérdidas patrimoniales que tuviste en ejercicios pasados. Ten en cuenta que si este año tiene beneficios por ese concepto, podrás aprovecharte de ellas para reducir el importe total a ingresar.

Espero que estos pequeños detalles te ayuden a valorar lo que tienes y poder controlar cómo y qué cantidad puedes ahorrar en la tributación de impuestos de este ejercicio.

David Aragón

David Aragón

Responsable Área Fiscal-Contable

Call Now Button
Darse de Alta a Newsletter

Darse de Alta a Newsletter

Date de alta y recibirás las ultimas noticias y novedades

Tipología

Política de Privacidad

Gracias por suscribirte, pronto tendrás noticias nuestras