Actualmente, como consecuencia de la revolución en las TIC, la estrategia empresarial se ve sumida en un profundo proceso de cambio radical y constante. Jamás en la historia de la humanidad y gestión empresarial, se ha producido el nivel de cambio que se está produciendo hoy en día. Las fronteras entre los sectores están desapareciendo. Estamos en un entorno en el que los cambios son exponenciales, y esto para las empresas tiene una serie de consecuencias y oportunidades para la exportación.

Un factor clave de esta revolución tiene que ver con el idioma y, con el hecho de que el inglés se ha consolidado como el idioma standard para la gestión y para la comunicación, de esta forma, la información se generaliza pues todo el mundo a través del inglés tiene acceso a ella y, por ende, las culturas están empezando a converger.

De hecho, si convergen culturas, convergen necesidades y como consecuencia, los mercados nacionales dejan de tener relevancia y el mercado internacional, se convierte en un único mercado. El nivel de integración que tenemos hoy en día, es mayor de lo que ha sido antes en la historia.

Cuando nos enfrentamos al proceso de internacionalizar nuestra empresa, es frecuente pensar que estamos ante un proceso complejo e inabarcable, pero nada más lejos de la realidad. Es un proceso de cambio que exige una propuesta motivada, completa y aprobada por parte de la dirección de la empresa.

  • En primer lugar, hay que tener en mente, que es un proceso que no sucede inmediatamente, sino que requiere de tiempo para coordinar los distintos sectores y conseguir que la empresa se haga un hueco efectivo en el mercado internacional.

 

  • En segundo lugar, toda empresa deberá asignar una serie importante de recursos económicos y humanos para afrontar la internacionalización con éxito.

como-internacionalizar-empresa

¿Qué debemos tener en cuenta para internacionalizar nuestra empresa?

Principalmente, debemos tener claro que la internacionalización no debemos entenderla como una opción, sino prácticamente como una necesidad para poder ser más competitivos en el mundo global en el que nos encontramos.

Existen diferentes tipos de estrategias que se pueden llevar a cabo en función del objetivo que se pretenda.

Para la internacionalización exitosa de nuestra empresa, es necesario afrontar una serie de decisiones basadas en la respuesta a los siguientes interrogantes:

1. ¿Qué mercado?

Para elegir en qué mercado se va a producir la expansión empresarial hay que tener en cuenta la confrontación entre los beneficios potenciales de cada mercado junto con los posibles riesgos a afrontar en los mismos. La estrategia ha de venir condicionada por la distancia cultural, administrativa, geográfica y económica de cada mercado país. Influye notablemente el llevar a cabo la internacionalización en mercados en los que haya diferentes idiomas, hostilidad política, ausencia de fronteras o acceso fluvial, o por ejemplo diferencias notables en los ingresos de los consumidores.

2. ¿En qué momento?

En este punto, hay que valorar cuándo vamos a llevar a cabo la internacionalización de nuestra empresa. Ser el primer entrante con nuestro modelo de negocio en un país determinado tiene como ventaja que puede crear costes de cambio, puede influir en lograr una cuota de mercado importante y beneficiarse de la ausencia de competitividad en el sector. Como posible desventaja están los costes de ser pionero, y ser el primero entrar; así como la posibilidad de que la regulación que afecta al mercado, cambie.

Internalización de empresas

 3. ¿Cuánto invierto?

La forma de entrar en el mercado en cuestión puede ser a gran escala o a pequeña escala. A pequeña escala permite que se aprenda sobre el funcionamiento del mercado, reduciendo así la incertidumbre y el riesgo de actuar en un mercado del que no se sabe cómo va a responder. Por el contrario, una entrada a gran escala es una decisión que tiene un impacto notable a largo plazo y que es difícil de revertir. Sin embargo, como contrapartida, puede hacer que los rivales se replanteen la entrada en dicho país.

 4. ¿Cómo?

La forma de entrada de una empresa puede estar fundamentada en la exportación, en licencias temporales, en franquicias, en alianzas, joint-ventures, o en estrategias de inversión directa. Una de las formas más comunes de entrada a un mercado extranjero son las alianzas con socios extranjeros para llevar a cabo la implementación de la estrategia internacional de una empresa en un país determinado. De esta forma, se disminuyen los posibles riesgos derivados de la incertidumbre de actuar en un mercado desconocido y se comparten costes, no obstante hay varias maneras de llevar a cabo este proyecto, dada la importancia de la decisión, si no lo tiene claro lo mejor es consultar el modo en que le interesa internacionalizarse antes de comenzar con el proyecto.

Las joint-ventures son otro método de internacionalización que tiene un cuantioso éxito puesto que consiste en la creación de una empresa en el mercado de destino en el que interviene un socio local y otro extranjero, y cada uno aporta su know-how. Se conforman como unión temporal para facilitar la entrada de una empresa dándole apoyo en el tema del terreno local, área legal, y logística.

Un paso fundamental en la internacionalización es la importancia del desarrollo de la marca, que debe promocionarse a través tanto de ferias, viajes, campañas publicitarias o redes sociales. La importancia del marketing es vital, fundamentalmente cuando queremos introducirnos en un mercado desconocido y alanzar una presencia notable en el mismo.

 5. ¿Qué ocurre con la fiscalidad?

Aunque hemos dejado este punto para el final, puede que se uno de los más importantes. Es necesario antes de lanzarse a este nuevo proyecto realizar una óptima gestión administrativa de la filial que vayamos a establecer en el país elegido; conocer perfectamente las particularidades y posibles diferencias de la legislación fiscal, contable, labora y mercantil, ya que el desconocimiento puede suponer una gran amenaza para nuestro nuevo negocio.

En estos casos se debe valorar si hay opciones de facturar desde el país de origen o interesa más hacerlo en el de destino, si existen Convenios Internacionales de Doble Imposición… Sería interesante antes de comenzar con el proyecto reunirse con una Consultoría que conozca estas particularidades para que le ayude a trazar el plan más adecuado según sus objetivos.  Además hay que valorar cómo se va a llevar a cabo el día a día del nuevo servicio, si va a existir la figura de un comercial o trabajadores desplazados.

como internacionalizar empresa
En resumen, es prioritario llevar a cabo una estrategia de internacionalización en la que se tenga en cuenta todos los factores importantes. De esta forma, la importancia reside en la planificación de una estrategia de internacionalización acorde con las necesidades de la empresa, del sector y de la amplitud del objetivo a alcanzar. En España existe un organismo encargado de facilitarnos la investigación y puesta en marcha de esta estrategia, el ICEX, en esta guía puede obtener información más detallada de cómo llevar a cabo la internacionalización de su empresa: Guia Icex

 

 

 

 

 
Darse de Alta a Newsletter

Darse de Alta a Newsletter

Date de alta y recibirás las ultimas noticias y novedades

Confirmado, te has dado de alta.