En tiempos de pandemia dónde el teletrabajo ha venido para quedarse estamos afrontando distintas situaciones nuevas, entre ellas los problemas derivados de trabajar en casa en un espacio que quizás no está tan acondicionado como debería y en unas condiciones no demasiado recomendables. Irene Jódar, directora de Fisiocore, nos cuenta tips para hacer nuestra jornada laboral más llevadera. 

Es fundamental adoptar una buena postura, hacer las pausas correspondientes y elegir un buen mobiliario son las claves para teletrabajar y cuidar de nuestra salud al mismo tiempo. Además, debes ser consciente de las pequeñas “manías” posturales y contar con el punto de vista de un experto, ayudará a evitar futuros dolores en cervicales, zona lumbar y piernas. Si bien pensábamos que se trataba de una solución temporal, el teletrabajo ha llegado a nuestras vidas para quedarse, convirtiendo muchos hogares en despachos improvisados.

Desde el punto de vista fisioterapéutico, el teletrabajo no sólo implica un cambio en las rutinas diarias, sino que trae consigo otras consecuencias: el aumento del sedentarismo y/o la reducción de la actividad física. Como resultado de estos y otros muchos factores derivados, suele ocurrir que a los pocos días o semanas empieces a a sentir malestar y pesadez en distintas partes de tu cuerpo. Más allá de la luz, el mobiliario y los recursos disponibles, desde Fisiocore hemos querido analizar desde el punto de vista de la Fisioterapia, las principales “manías” que cometemos a la hora de teletrabajar y proponer consejos para evitarlas y mejorar, al mismo tiempo, la salud. Ha llegado el momento de poner en práctica estos sencillos consejos cuanto antes cuanto antes.

ADAPTA TU PUESTO DE TRABAJO A LAS NECESIDADES LABORALES

Sabemos que contar con un lugar de trabajo adecuado es fundamental, sobre todo en puestos que requieren entre 6 y 8 horas frente a una pantalla, ¿pero te has parado a pensar si tu espacio de trabajo cumple con los mínimos que tu bienestar corporal requiere? El primer paso para conseguir un cambio es analizar las necesidades del puesto desempeñado y adaptar los recursos disponibles. Nuestra recomendación es prestar especial atención a la colocación de la pantalla (siempre a la altura de los ojos y no más abajo), así como a la elección de la mesa y la silla de trabajo.

Puesto que el principal requisito es siempre la comodidad y evitar posibles sobrecargas en cuello y hombros derivadas de largas jornadas de trabajo, lo ideal es elegir una mesa no muy alta y una silla con respaldo para mantener siempre una postura correcta.

¿Tienes un fitball en casa? Este recurso es muy interesante a tener en cuenta ya que te ayudará a fortalecer la musculatura de la espalda y a poner especial atención en la postura que adoptas en el día a día.

TIP: Para los que no contéis con un fitball en casa y sintáis pequeñas molestias en la espalda durante la jornada laboral, os recomendamos realizar estiramientos alejando la silla de la mesa y dejando caer el cuerpo hacia delante. ¡Vas a sentir una relajación asegurada al instante

Posicion teletrabajo

NO PASAR DEMASIADO TIEMPO CON LA MISMA POSTURA

Muchas veces no somos conscientes y, al encontrarnos enfrascados en una tarea concreta, olvidamos mover nuestro cuerpo para evitar posibles molestias. Gestos tan sencillos como levantarte a por un vaso de agua o unos breves ejercicios para relajar las muñecas y el cuello, serán clave para cumplir con tu jornada laboral sin dolores derivados de la misma. Toma nota y cambia de postura o levántate de la silla cada 20-30 minutos, ¡ya verás cómo notas la diferencia!

HAZ PAUSAS Y MANTÉN UNA VIDA ACTIVA

Sabemos que la falta de tiempo y el elevado volumen de trabajo del día a día puede hacer que te olvides de estas dos premisas fundamentales para evitar futuras lesiones y molestias. Desde Fisiocore creemos que la clave está en incluir ciertas rutinas en tu día a día para que tu cuerpo no sufra las consecuencias y aprovechar al máximo cada momento. ¿Por qué no utilizar los descansos de cinco minutos para subir y bajar escaleras en casa? ¿O emplear parte de la hora de la comida para dar un paseo rápido y respirar aire puro? Cualquier opción que escojas será perfecta siempre que cumplas con los objetivos establecidos.

Con ello, debes prestar especial atención a la postura de los brazos, los hombros y, sobre todo, las muñecas también es fundamental. Muchas de las lesiones se producen por no reposar estas últimas sobre el teclado o no apoyar el antebrazo en la mesa de trabajo.

TIP: SI sientes que tus manos se cargan a lo largo del día por el uso continuado del ratón o presentas lesiones previas de muñeca previos relacionados con el uso de este periférico, apuesta por un ratón ergonómico que se adapte a bien a tu muñeca.

Por último, recomendamos aprovechar las últimas horas del día, una vez terminada la jornada laboral, para hacer una rutina corta de estiramientos y relajar todo el cuerpo. 

Esperamos que, una vez comencéis a poner en práctica estos sencillos trucos, notaréis cómo vuestro cuerpo se relaja y las molestias se reducen. De todos modos, en caso de sentir que los dolores comienzan a reaparecer, recomendamos acudir a un especialista lo antes posible para evitar que se compliquen con el paso de las semanas.

Irene Jódar

Irene Jódar

Directora de la clínica Fisiocore

Call Now Button
Darse de Alta a Newsletter

Darse de Alta a Newsletter

Date de alta y recibirás las ultimas noticias y novedades

Tipología

Política de Privacidad

Gracias por suscribirte, pronto tendrás noticias nuestras